La llegada del tiempo invernal aumenta las posibilidades de sufrir determinados problemas en nuestros pies, por lo que necesitamos extremar precauciones, en especial en personas mayores, niños, deportistas y en personas con alguna patología como la diabetes, problemas circulatorios o problemas óseos que son más susceptibles a padecer estos problemas en los pies por la llegada del frío.

En la Clínica Sarua queremos fomentar los cuidados en los pies durante el invierno para prevenir el deterioro en la salud de nuestros pacientes derivado de patología en los pies. Lo más importante es prestar atención a nuestros pies.

Es muy normal que con la llegada del frío no prestemos la misma atención a nuestro pies que durante las estaciones de calor, ya que los hábitos de calzado se modifiquen, utilizando un calzado más cerrado que protege a nuestros pies durante las bajas temperatura y que dejan los pies más resguardados. Sin embargo, los cuidados que necesitan nuestros pies durante el invierno son iguales que durante el verano, sobre todo en cuanto a higiene y secado, hidratación y calzado.

Durante este tiempo el calzado no sólo nos protegerá del frío sino que también deberá ser un calzado cómodo y adaptado a las necesidades de cada persona.

Desde Podología Sarua recomendamos los siguientes apartados para mejorar los cuidados de los pies:
Evitar los cambios bruscos en la temperatura de nuestros pies. Es importante que cuando lleguemos a casa de la calle no acercar los pies a fuentes de calor como estufas, radiadores, bolsas de agua caliente que puedan provocar alteraciones circulatorias en el pie.

El calzado:

De materiales que tengan una buena transpiración, con una buena sujeción del pie, con una suela antideslizante (especialmente en lugares donde es común la formación de placas de hielo en el suelo), que no abusen del tacón y con una buena base de sustentación.

Durante la práctica deportiva es importante utilizar el calzado más adecuado que proteja de las bajas temperaturas y que no pierda las propiedades específicas según el deporte que se practique. También es importante que en niños se utilice un calzado deportivo que no ejerza una presión excesiva en puntos de crecimiento del pie.
En cuanto a la alimentación, una dieta con una buena hidratación y con un aporte adecuado de proteínas, vitaminas y calcio será una ayuda para mantener nuestro cuerpo en buen estado durante el tiempo de frío.
Por último recomendar que en el tiempo de invierno no olvidemos acudir al profesional de podología para prevenir o solucionar todos estos problemas en los pies relacionados con el frío. En la consulta de Podología también nos darán las pautas del calzado y de los hábitos de vida saludable para que nuestros pies estén en perfecto estado.